El agilista más grande del mundo I: “Una nueva vida, buenos hábitos”.

Los buenos hábitos.Hola a todos , tal como prometí en la entrada de introducción a la serie de artículos, os traigo la primera de las leyes de éxito que Og Mandino propone en su libro ‘El vendedor más grande del mundo’, que me he permitido orientar a los roles intervinientes en Scrum.

Antes de hablar de esta primera Ley del éxito, Og Mandino nos introduce en algunos matices que debemos tener muy en cuenta si queremos llegar a ser los mejores ‘agilistas’.

En primer lugar, el escritor,  nos insta a emprender una nueva vida para alcanzar el éxito, a limpiar nuestra mente de experiencias anteriores y comenzar el nuevo abiertos al cambio que debemos acometer. Eso mismo, exactamente eso, es lo que debes hacer si estas próximo a adentrarte en el mundo de Scrum a través de alguno de los roles implicados. Tanto Scrum como las metodologías ágiles de desarrollo asociadas, suponen un cambio radical y debes evitar prejuicios y decisiones basadas en experiencias previas. Hay una frase de libro que me encanta: “Una acción o medida que tuvo éxito hoy será irresoluble e impráctica mañana”. Y es que el simple hecho de haber sido una experiencia válida una o varias veces, no le otorga el derecho de serlo siempre. No olvides esto, desconfía de quien te diga lo contrario, sea PMP o ScrumMaster, sea predictivo o incremental.Pero esto solo no vale, podrías no haber tenido experiencias previas y por tanto estarías pensando. -Perfecto, no me preocupa esto yo estoy limpio de conocimientos previos-.   Además de no dejarte influir por las experiencias previas, debes estar convencido de llegar hasta el final de lo que emprendas, de que vas a alcanzar el éxito. Si no es tu caso, si no estás realmente convencido de que lo que vas a hacer o aprender no lo vas a llevar a cabo con todas tus fuerzas, tienes que aplazar el comienzo hasta que estés preparado para abordarlo con éxito (y esto no es agilismo, esto es así siempre, es una ley universal), sólo así una persona debería abordar cualquier cambio en su vida, da igual si el cambio es personal o profesional .Otro buen apunte del escritor en esta introducción es la paciencia. Si te has propuesto abordar el cambio y estás dispuesto a hacerlo hasta el final, debes ser paciente ya que el camino será largo y lleno de baches. Todo tiene un  proceso, un tiempo de aprendizaje, de maduración; para completarlo necesitas paciencia. Scrum es tan sencillo de entender y tan difícil de aplicar.

Y por fín la primera Ley del éxito: Los buenos hábitos. Son la clave de todo éxito, los malos hábitos son la puerta abierta al fracaso. De manera que la primera ley que debes grabarte, y que precede a todas las demás es la siguiente: “Me formaré buenos hábitos, y seré su esclavo”. Habitualmente somos esclavos de nuestros impulsos, y nuestros malos hábitos, Por lo tanto si tengo que ser esclavo de los hábitos, que sea esclavo de los buenos hábitos. Cada una de las siguientes Leyes de éxito contiene un principio que elimina un mal hábito y lo reemplaza por otro bueno. Y el primero de esos hábitos, según el escritor, debe ser… lo siento pero este primer hábito no lo puedo desvelar, sería como traicionar a un emprendedor, desvelar una parte importante del libro. Lo que sí te voy a decir es que en la medida que cumplas este primer hábito, te estarás demostrando lo implicado que estás en la primera Ley: Me formaré buenos hábitos, y seré el esclavo de esos hábitos.La ley es muy clara, sencilla y difícil de cumplir. Desterrar los malos hábitos es complejo y requiere de decisión, paciencia y esfuerzo. Un ejemplo. Al mal hábito de retrasar eternamente las reuniones debes desterrarlo con el buen hábito de reunirte periódicamente y a la hora exacta. Si en cada reunión esperas 10 minutos o la retrasas sin un motivo de fuerza mayor o minimizas su importancia suspendiendola, significará que no has desterrado tu mal hábito. Esto mismo que os he planteado le pasa a un elevado número de grupos que intentan implantar Scrum. A todo el mundo le molestan las reuniones, a todo el mundo le cuestan y al final veo que no se hacen y con ello se pierde uno de los principios del Manifiesto ágil: “El método más eficiente y efectivo de comunicar información al equipo de desarrollo y entre sus miembros es la conversación cara a cara”. Las reuniones son fundamentales para que el conocimiento del producto y el método fluya y sea latente, que perdure en la mente de todos asegura el éxito para la cosecución del objetivo.

Más ejemplos. Al mal hábito de molestar al equipo de desarrollo con consultas y correcciones sobre el trabajo que están produciendo en ese momento, debe sustituirse con el buen hábito de dejar que el equipo finalice su compromiso incremental y cierre su sprint correctamente. Si el Product Owner tiene algo que contar al equipo, que lo haga en las reuniones de refinamiento del backlog, en la restrospectiva o en la reunión de refinamiento. Pero por favor ¿alguien se hace a la idea de lo que cuesta vovler a concentrarse en lo que se está haciendo, en definir un proceso o un algoritmo?

O por ejemplo, al mal hábito de jerarquizar el equipo desde fuera apliquemos el buen hábito de dejar, fomentar y favorecer que el equipo de desarrollo se auto organice, que nadie mejor que ellos debieran saber cómo hacer las cosas. Un  hábito sólo puede ser reemplazado por otro, procura reemplazar tus malos hábitos por otros buenos.

Gracias por leer la historia, en breve volveré con la segunda ley de éxito.

Pero mientras tanto, no olvidéis, cada día y en cada acto que acometáis, la primera ley: Ser esclavo de los buenos hábitos.

No estaría mal dejar un espacio en el Sprint Backlog o el Product Backlog, para incluir la frase y recordaros que debéis ser dueños de los buenos hábitos. Identificad los malos, nadie mejor que vosotros debe conocer vuestras carencias y defectos, una vez identificados será sencillo encontar el sustituto, ya veréis que gratificante es ejecutar el buén hábito cada vez que hubiéseis ejecutado el malo.

Saludos y hasta pronto.

Óscar R. Onrubia

@OscaRonrubia

Anuncios
Imagen | Esta entrada fue publicada en Coaching, Libros, Metodologías Ágiles y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s